“Reírnos de nosotros mismos debería ser casi obligatorio”

julio 22, 2009 at 7:17 pm (Entrevistas) ()

Carmen Iglesias, catedrática de Historia de las Ideas Políticas y Morales
¿Edad?…, no me gusta que se catalogue a las personas por algo de lo que no son responsables, lo importante es lo de dentro. Soy de Madrid. Académica de las reales academias Española y de la Historia. Estoy separada, sin hijos. Creo en la concordia, no en el buenismo. Agnóstica

Cuál es la mejor idea que ha tenido el ser humano?

El Estado de derecho y la igualdad de todos bajo la ley. Que prime el criterio del mérito personal sobre el del nacimiento es un gran invento, el invento del individuo.

¿Qué ideas le han abierto la mente?

Siempre recuerdo la impresión que me causó durante el bachillerato saber que el sistema solar y el propio Sol acabarían un día.

La finitud.

Y luego están los griegos, y una idea que está en todos, desde las tragedias hasta Platón y Aristóteles: el hombre es más fuerte que el destino. Estamos destinados a la mortalidad y aun así obramos como si fuéramos a vivir siempre, como si pudiéramos transmitir a los demás parte de nosotros mismos.

¿Y qué idea le ha abierto el corazón?

La empatía, tiendo a creer en la buena voluntad de los demás. Nietzsche definía la maldad de una manera que también me impresionó: “¿A quién llamamos malvado?”, se preguntaba. “A quien procura siempre la vergüenza ajena”, respondía. He procurado alejarme de ese tipo de personas.

¿Dónde ha visto mejor reflejada la empatía a lo largo de la historia?

De nuevo los griegos. Ya Homero en La Ilíada se pone en el lugar del vencido. Esa capacidad de distanciarse de uno mismo, de cierta autocrítica, no sólo es una actitud fundamental para relacionarse con los demás: lo es también en la ciencia, que no existiría si no fuéramos capaces de verlo todo con otra mirada distinta de lo que nos han enseñado, de los prejuicios.

¿Qué admira en los otros?

La inteligencia entendida como capacidad de comprensión unida a cierta bondad, la compasión en el sentido profundo del término, de ponerte en la piel del otro.

¿Lo practican los historiadores?

¿Por qué lo dice?

Porque se suele atribuir lo malo de hoy a errores pasados.

Confundimos la casualidad con la causalidad, y eso nos lleva a creer que lo sucedido era inevitable, y no lo era. La realidad y la historia es siempre abierta; es un consuelo.

A nivel personal, mucho…

Por supuesto, puedes construirte e intentar que tu vida sea en la medida de lo posible una obra de arte.

¿Sufrimos de pesimismo histórico?

Sí, en España solemos pensar que ocurrirá lo peor. Y si tiendes a pensar que todo va a salir mal, ocurre lo que en las ciencias sociales llaman “la profecía autocumplida”.

¿Cuál de todos los tópicos españoles le llama más la atención?

Lo de las dos Españas, que se deriva de la falta de historia comparada con los demás países. Hay dos Españas, y tres y cinco, como hay seis Francias. Proyectar sobre el pasado los valores del presente, el presentismo, nos lleva a afirmar que este país no tiene arreglo. Hay quien piensa que la historia no es lineal, sino en ovillo o en espiral.

Pero no dejamos de repetirnos.

Cierto, pero al mismo tiempo hacemos saltos de vez en cuando. El duque de Mauri decía que ni en ovillo ni en espiral, en zigzag como los borrachos.

¿Qué nos enseña nuestra historia?

Qué España no es diferente, y que la historia no se puede contemplar en términos de pesimismo u optimismo, éxito o fracaso. Nunca hay ganancias absolutas, avanzamos por un lado, y eso crea una serie de problemas y retos.

¿El humano evoluciona o seguimos siendo el mismo mono peludo?

Creo que evoluciona moralmente, pero eso no quiere decir que se acabe con la barbarie. Ahí están los gulag, los Guantánamo y las miserias, pero por primera vez somos capaces de condenarlo, de tener conciencia del valor de la vida humana, pero es un criterio frágil que hay que ir manteniendo.

Para que no se repitan los totalitarismos denostamos las ideologías.

Se confunde idea e ideología. Los salvadores de patrias son siempre muy peligrosos porque creen que tienen la verdad. Mucha de la sentimentalidad religiosa que lleva a la gente a creer contra toda racionalidad se ha traspasado a veces a la política, que llega a sistemas totalitarios cuando intenta penetrar en el interior de las conciencias.

Papá Estado.

Las ideologías como visiones del mundo hay que desecharlas, pero no las convicciones y las ideas, aunque siempre hay que contrastarlas con los demás.

Con el poder hay que ser crítico.

Exacto, y no hay que temer al conflicto si se cuenta con las instituciones necesarias para resolverlo con cierto consenso. La paz de los cementerios, donde nadie disiente ni se levanta, es la paz de las dictaduras.

¿Qué ideas la han acompañado?

Suelo apuntar frases, la primera que recuerdo la dice un personaje de Truffaut: “Hay que fortalecerse, que no endurecerse, porque la vida es dura pero hermosa”. Otra es de una novela policiaca: la chica le dice al detective: “¿Cómo siendo tan duro puedes ser tan tierno?”. Y él responde: “Si no fuera duro, no habría sobrevivido; si no fuera tierno, no habría merecido la pena sobrevivir”.

¿Qué ayuda a una civilización a superar sus problemas?

Saber reírnos de nosotros mismos en la vida personal y la colectiva debería ser casi obligatorio.

// 0) {
document.getElementById(“twinglyAmbPosts”).style.display=”block”;
document.getElementById(“twinglyAmbPosts”).style.visibility=”visible”;
}
else {
document.getElementById(“twinglySensePosts”).style.display=”block”;
document.getElementById(“twinglySensePosts”).style.visibility=”visible”;
}

var items = jQuery(“#tw_toplist_widget .tw_item”);

jQuery.each(items, function (i, val)
{
jQuery(“a[target]”,val).attr(‘target’,’_self’);
}
)

}

function ChangeWidgetTitle() {
var urlHash = (window.tw_url) ? tw_url : location.href;
urlHash = normalizeUrl(urlHash);
urlHash = hex_md5(urlHash).toUpperCase();
urlHash = urlHash.slice(0, urlHash.length – 2);

if (urlHash == ‘CB2E95ACF946A0995008FD46382F01’) {
var title = tw_numberOfPosts + ‘ blogs enlazando a artículos de La Contra’;
jQuery(‘.tw_header’).html(title);
}
};

var tw_language = “spanish”;
var tw_pageSize = 5;
var tw_pagerLimit = 5;
var tw_alwaysShowPager = true;
var tw_useNextPrev = true;
var tw_useFirstLast = true;
var tw_skipDefaultCss = true;
var tw_localCss = “http://web.lavanguardia.es/lvd/lv24h2007/css/widget.css”;
var tw_conf_id = “lavanguardia”;
var tw_onComplete = function () {shoHideTwingly(tw_numberOfPosts);ChangeWidgetTitle();};
// ]]>//

Pertenece a una familia de clase media, hija única, a la que le transmitieron que lo que más valía en esta vida era lo que tú podías aprender, que eso es lo que te vertebra por dentro. “Amar el conocer, la curiosidad, te da un placer inmenso y es muy liberador en épocas difíciles”. Y conversar con gente que invierte voluntad y pasión en saber es un regalo. Tuvieron suerte la infanta Cristina y el príncipe Felipe de cruzarse en sus estudios con esta historiadora que huye de los tópicos y nos devuelve una historia sembrada de matices. En No siempre lo peor es cierto (Galaxia Gutenberg) desmonta la visión negativa que la mayoría de sus colegas ha mantenido sobre nuestra historia.

Fuente: La vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: