Janet Bray Attwood: ”El mundo es exactamente como tú eres”

octubre 15, 2008 at 9:00 pm (Entrevistas) (, )

LA ENTREVISTA CON JANET BRAY ATTWOOD, CONSULTORA

Desarrolla técnicas para mejorar la calidad de vida. Asegura que ha inventado un test que permite conseguir todo lo que uno desee

SANTIAGO BARTOLOMÉ

–Su libro tiene muchos puntos de conexión con el exitoso El secreto.
–Pero El secreto utiliza la ley de la atracción, y yo, la de la pasión. He logrado una fórmula para conseguir todo aquello que desees.

–¿Ah, sí?
–Sí. Se puede resumir en estas palabras: intención, acción y no tensión. Intención es de lo que se ocupa El secreto. A mí me interesa la atención.

–¿De qué se trata?
–Se trata de prestar atención a tu pasión. Y, entonces, vas directo como un rayo a tu objetivo.

–¿Qué es para usted una pasión?
–Aquello que te empuja a levantarte por las mañanas.

–El despertador.
–¡No! Me refiero a aquello que amas de verdad y que tal vez aún no has descubierto qué es.

–Pues qué suerte que pueda descubrirse a través de un simple test.
–Sin duda. En Estados Unidos, mi test figura en la lista de libros más vendidos del New York Times.

–Enhorabuena. ¿Qué claves llevan hacia una vida llena de pasión?
–En primer lugar, está el compromiso: hasta que no te comprometas, no ocurrirá nada por sí solo. El mundo y la gente te pedirán cada día que antepongas otras cosas a lo que realmente amas. Por eso es muy importante visualizar tus pasiones, comprometerte con ellas y aprender a decir no.

–Y usted, ¿cómo dice no?
–De forma amorosa. Por ejemplo: “Te agradezco mucho que me lo pidas, y ahora mismo no puedo hacerlo”. Aquí es importante utilizar la conjunción y.

–¿Por qué?
–Porque y te conecta con la otra persona, mientras que pero te separa de ella.

–Háblenos de la atención.
–En la vida, obtendrás aquello a lo que prestas atención. Aquello en lo que piensas, incluso los pensamientos más sutiles, es lo que se manifiesta a tu alrededor. Por ejemplo, el pensamiento que tienes cuando alguien posee algo que tú deseas.

–Usted ha entrevistado a mucha gente con éxito y también a gente que está en la cárcel.
–El mecanismo es el mismo. Todos son iguales, pero consiguen resultados diferentes. El mundo es exactamente como tú eres. La gente, o bien piensa en aquello que ha escogido para centrar su vida, o bien centra su atención en aquello que no desea. Una persona sin hogar, por ejemplo, solo tiene en su mente pensamientos de falta, y acabará atrayendo más de aquello en lo que piensa. Es un círculo vicioso. No pienses en el problema: busca la solución.

–¿Tenemos un destino personal?
–Sí, totalmente.

–¿Tiene algo que ver con Dios?
–Llamémosle Dios, Naturaleza o Campo Unificado, es aquella energía superior a nosotros. Cuando estamos alineados con los poderes superiores, sabemos claramente lo que queremos y empezamos a situar nuestra atención hacia ello, nos convertimos en imanes apasionados. Aquello que amas y el deseo de Dios es uno y el mismo.

–¿Dónde lo ha aprendido usted?
–Hace años estaba trabajando en una empresa donde me sentía muy mal. No ganaba suficiente dinero, no era feliz y no había pasión. Entonces descubrí un seminario en San Francisco sobre los principios del éxito. Llamé al trabajo, mentí, dije que estaba enferma y me fui para allá. Conocí la experiencia de las 100 personas con más éxito de Estados Unidos y todos tenían algo en co- mún: sabían cuál era su pasión y vivían de ella. En ese momento, mi mundo se paró: “Si supiera cuál es mi pasión, sería como ellos”, pensé.

–Háblenos de la no tensión.
–El secreto más profundo de la vida se revela en uno de los antiguos textos védicos de la India: “Sentado en el todo infinito, en un estado de calma, de paz interior, efectúa la acción”. O sea, tenemos que actuar desde un estado de calma interior. Cuando la mente está en sosiego, recibes la inspiración.

–¿Y si estás nervioso?
–Lo mejor es detener la acción. Cuando estás preocupado, recibes la señal de que debes soltarte: es hora de descansar y tomártelo con calma. Tenemos que aprender a advertir los momentos en que nos sentimos expandidos o contraídos, para responder adecuadamente. Quien mejor ejemplifica el principio de distensión es un arquero.

–¿Por qué?
–Cuando ya ha tensado el arco, ¿qué hace exactamente? Aparta la flecha del arco, en dirección exactamente opuesta a la del objetivo. Para dar en el blanco, primero tenemos que retraernos, apartarnos del objetivo hasta crear un estado de alerta en reposo. Entonces lograremos lo que habíamos planeado.

Fuente: El periodico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: