Glòria Rosales y Gordana Vranjes : “Con el yoga descubres que ya estás lleno”

abril 24, 2008 at 8:00 am (Entrevistas) (, )

23/4/2008

LA ENTREVISTA CON GLÒRIA ROSALES Y GORDANA VRANJES, PROFESORAS DE YOGA

Hace unos años eran dos ejecutivas estresadas en Nueva York. Ahora publican La meva guia de ioga (Viena).

JOSEP GARCIA
Foto: JOSEP GARCIA
GASPAR HERNÀNDEZ

–A veces, mientras practico yoga, pienso en la lista de la compra.
–G. V.: Es normal que la mente se vaya. Se trata de recordarle que tiene que regresar. Una y otra vez. Regresar a la intención inicial de la sesión.

–Algunas posturas de yoga me causan dolor.
–G. V.: El dolor es cambio. Cada cambio causa dolor. Pero ese dolor te lleva hacia donde quieres ir. Lo importante es cómo reaccionamos ante el dolor, no el dolor en sí mismo.

–Pero es que algunas posturas de yoga son imposibles.
–G. R.: No tienes que usar tu cuerpo para hacer esa postura, sino usar la postura para ir abriendo tu cuerpo, para ir expandiéndote, enraizándote. La postura es una herramienta.

–¿Una herramienta para qué?
–G. V.: Por ejemplo, para entender que eres parte de un todo. Una vez un monje de la India me dijo: “Vosotros los occidentales todo lo queréis hacer solos”. Si alguna enfermedad hay en nuestra sociedad es este afán de individualizarlo todo: mi trabajo, mi casa, mi vida, yo soy así. Olvidas que eres una gota del mar.

–¿Cómo les ha cambiado el yoga?
–G. V.: Yo era una chica bastante ambiciosa y llegó un punto, en Estados Unidos, en que ya lo tenía todo. Pero me sentía muy vacía. Y el yoga me ayudó muchísimo.

–¿El yoga llena vacíos?
–G. R.: No llena vacíos, pero con el yoga descubres que ya estás lleno.

–Y te enseña a respirar.
–G. R.: A menudo no respiramos.

–¿?
–G. R.: Quiero decir que respiramos de una forma muy superficial, sobre todo cuando estamos tensos. Una respiración corta y rápida. Tal y como respires, será tu estado mental.

–¿Qué recomendarían a un lector estresado?
–G. R.: Que hoy haga una pequeña pausa de tres minutos, un par de veces. Que pare, que esté consigo mismo. Que no intente cambiar lo que siente. Estar con su estado de ánimo, sin cambiarlo. Nos machacamos demasiado.

–¿Cómo le ha ayudado a usted, Gloria, el yoga?
–G. R.: A mí el yoga me hace ser consciente. Ya de pequeña yo era descentrada, indisciplinada, ansiosa. Era la despistada de la clase.

–¿Y de mayor?
–G. R.: Ya de mayor, era incapaz de tomar decisiones. Tenía miedo al qué dirán. Hasta que me di cuenta de que sistemáticamente estaba actuando desde la idea que los demás tienen de mí. Gracias al yoga he aprendido que no soy mi posición social, ni mi nombre, ni mi prestigio. Si actúas desde la idea de cómo te ven los otros, la estás fastidiando.

–¿Por qué?
–G. R.: Porque actúas desde el miedo y desde el apego, movido por construir esa imagen falsa de ti.

–O sea, que no le importa lo que digan de usted.
–G. R.: No me lo tomo de forma personal, porque hablan de una forma, no de mi esencia.
–G. V.: Si mañana te arrancan un brazo, ¿serás menos tú? Si no tienes trabajo, ¿ya no eres tú? Del yoga he aprendido que cuando los otros hablan de mí, en realidad hablan como de un jersey. Pueden opinar si es bonito o si es feo, pero el jersey no soy yo, y me lo puedo quitar cuando lo desee. Eso da muchísima paz. El yoga es un enfoque holístico para vivir de una forma más sana: de afuera hacia dentro.

–Las mujeres preguntan si pueden practicar yoga con la menstruación.
–G. V.: Cada mujer es un mundo. En general, las posturas invertidas no se practican con la menstruación porque la energía del cuerpo va hacia abajo y, si te colocas del revés, trabajas contra ella. Pero hay mujeres que durante la menstruación tienen más ganas de practicar, porque están más en contacto con su cuerpo. Otras solo quieren descansar.

–El yoga está de moda. En Barcelona se practica más que el aeróbic.
–G. V.: Hace 10 años también estaba de moda en Nueva York. Había un centro en cada manzana. Creía que la moda sería pasajera.

–¿Y?
–G. V.: Ahora hay dos centros de yoga en cada manzana. Muchos practicantes empiezan siguiendo la moda, pero cuando saborean sus beneficios continúan. Unos beneficios que van de la relajación a la iluminación.

–¿Podemos trascender nuestro cuerpo?
–G. R.: Los ascetas lo utilizaban para trascender el cuerpo, pero hoy la visión ha cambiado. No se trata de trascender esta realidad no deseable hacia una deseable, sino de hallar claridad en todo lo que hay, aceptando la realidad en la que nos toca vivir y usando el cuerpo como guía.

–¿Y si alguien no puede usar el cuerpo?
–G. V.: Hay yoguis muy buenos que no tienen piernas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: